La espalda: el gran descuidado

¿De qué nos quejamos todos en un momento dado de nuestra vida? De dolores de espalda. Cuidar la espalda es algo básico para nuestro cuerpo. Un problema de espalda no tratado sól logrará agravarse con el paso del tiempo.

Las profesiones modernas ocasionan que una gran cantidad de personas pasen muchas horas el día en posiciones poco naturales. Nuestro cuerpo no está preparado para mantenerse sentado durante horas y horas. Y precisamente eso es lo que hacemos muchos de nosotros a diario.

¿Cuántas horas pasas al año sentado? Es fácil de calcular. Supongamos que trabajas 8 horas diarias en un despacho. Vamos a calcular que de esas 8 horas, 6 las pasas sentado. El resto tal vez la dediques a otras tareas.
6 horas diarias, por 20 días trabajados al mes suman 120 horas sentados. Al años nos iriamos a 1440 horas sentados en nuestro puesto de trabajo. Eso sin contar el tiempo que pasamos sentados en casa, en el coche, etc.

Y nuestra espalda se resiente. El principal foco de atención es la postura. Durante nuestra jornada estamos ocupados en cumplir nuestras tareas y no prestamos la atención suficiente a mantener una postura correcta para nuestra espalda. Esto se traduce en que cargamos de forma excesiva ciertos músculos. Y mantenemos esa postura durante horas, sin cambiar ni movernos demasiado.

A esto sí es factible poner un remedio. ¿Por qué no paras 5 minutos cada hora y aprovechas para estirarte? No tienes porqué dejar de trabajar. Si vas a revisar unos documentos en papel, aprovecha para levantarte y leerlos de pies. Incluso puedes ir dando algunos pasos mientras los lees. Son pequeños gestos que ayudan a ir variando las posturas, así dejas que los músculos cambien de posición, se relajen y recuperen cierta flexibilidad.

Los masajes: el compañero ideal

Para aliviar el dolor de espalda buscaremos la ayuda de un especialista en masajes. Pero en general lo hacemos demasiado tarde: cuando ya hay dolor. ¿Porqué no hacer una visita a nuestro masajista 3 veces al año? Acudir una hora a darnos un buen masaje en la espalda está al alcance de casi todos.

No es necesario hacerlo todos los meses, pero apúntalo en tu calendario. De lo contrario los quehaceres diarios te despistarán, lo irás postergando y ahí quedará todo. Haz planes, si lo dejas para más adelante no lo harás.

Sillones de masaje: merece la pena?

Desde hace unos años en el catálogo de tiendas de muebles encontramos sillones con sistemas robóticos de masaje. Normalmente están en la categoría de sillones relax.

Llevan varios motores eléctricos que se activan con un mando y dan un masaje en la zona de la espalda. ¿Son útiles o son un timo?

Funcionan bien. Hay que estar atento a comprar uno de cierta calidad, sin embargo la mayoría ofrecen garantías y el masaje que nos dan es beneficioso. No es lo mismo que el de un masajista profesional. El masajista nota cómo están tus músculos, dónde aplicar presión, etc. El sillón no hace nada de eso.

Son unos motores que dan pequeñas vibraciones y movimientos para amasar nuestra espalda. Sirven sobretodo para prevenir. Y su principal beneficio es que relajan por completo nuestros músculos. En el día a día no lo notas, pero tanto las posturas incorrectas como el estrés producen que estemos rígidos. Para eso este tipo de sillón es practico, ya que nos alivia.

Sí es bueno tener uno en casa, y su precio es asequible.

Dónde encontrar un buen sillón

La tienda en cuestión no es importante. En internet hay diferentes alternativas, pero los fabricantes suelen ser los mismos. Por lo que yo he visto, para comprar sillones relax GangaHogar.com es la más barata. Tienen un catálogo muy grande.

Fisioterapeuta, la mejor opción

Eso no os sorprenderá. Acudir al fisioterapeuta sigue siendo la mejor alternativa. Comprar un sillón de masaje es un opción, pero sólo sirve como complemento. Si vas a cuidar tu espalda y lo quieres hacer en serio, nada mejor que ponerte en manos de un profesional. Suena a cliché, ¿verdad? El fisioterapeuta es un profesional entrenado y con experiencia tratando diferentes dolencias. Examinará tu cuerpo, ya que no todos somos iguales ni necesitamos los mismos métodos.

El tratamiento que recibirás será mucho más avanzado que un simple masaje motorizado de un sillón. Si lo pides te dará una serie de recomendaciones acerca de posturas y estiramientos a realizar según tu estado actual. Estos estiramientos son vítales ya que dotarán a tu musculatura de flexibilidad evitando que se carguen. Para ello debe antes verte, hablar sobre tu problema específico, etc.

Acude a un profesional ya, no esperes a que aparezcan los dolores para cuidar tu espalda.